Logo Loading

Enter your keyword

Quienes somos

Nuestra historia

Sr. Danilo Villanueva Oceguera:

Haciendo una breve y sintetizada historia de cómo se formó el 1er Consejo de Administración del Club Raqueta Britania de Tijuana se me viene a la mente lo siguiente: Las personas que tuvieron la idea de edificar el Club provenientes todos de la Ciudad de México, siendo ellos los más importantes los señores Alcocer y Felipe Córdova, y que dejaron el club con un pasivo muy grande, porque incluso algunos de los acreedores eran de ferreterías y proveedores de camiones de arena y grava. En síntesis, el Club no estaba sujeto a crédito con los bancos por lo que tuvieron que transcurrir aproximadamente como seis meses desde que iniciamos como 1er Consejo de Administración, un servidor Danilo Villanueva Oceguera como Presidente, como Secretario el Dr. Pedro Cervantes y el Tesorero el Sr. Pablo González,

Continuar leyendo

para solicitar al Banco Occidental del Pacífico, S.A. un préstamo que tuvo que salir a mi nombre un y con el aval del Tesorero y de algunos consejeros. Este se usó para poder solventar primeramente a todo el personal del Club, ya que se les adeudaban dos quincenas y el aguinaldo, y para pagar a 2 proveedores ya que el Club tenía varios embargos.
El mencionado préstamo como de un millón de pesos lo liquidamos al mismo banco tres meses antes de su vencimiento gracias a la cooperación de todos los socios y con eso nos ahorramos el pago de intereses.
La primera asamblea general extraordinaria programada a las 8 de la noche se logró gracias a la presión que bastantes socios hicimos a los señores Alarcón y Córdova. Sin embargo, la sesión empezó hasta las 9:00 p.m. porque el Sr. Córdova llegó con una hora de retraso, habiéndose reunido aproximadamente un poco más de 450 socios. Dicha sesión se terminó hasta las 2:00 a.m. ante presencia de notario público quien dio Fe de la entrega física del Club.

Lic. José Román Téllez Gómez

En Enero de 1993 en época de lluvias hubo una tormenta que nos pegó ligero, ligero digo porque no anticipábamos que lo peor estaba por venir. Por el lado de la entrada del estacionamiento se tapó el desarenador y eso ocasionó que se metiera agua y lodo a la cafetería, baños de damas y a varias canchas. Llegó entonces la segunda histórica tormenta la que provocó lo que parecía el fin del Club Britania. Entró lodo por el estacionamiento, por la cancha que ahora es de futbol rápido, con la presión del agua y lodo tumbó la barda y eso ocasionó que todo el lodo de fraccionamiento inundara gran parte del club. Las canchas de tenis se estancaron con un nivel del agua hasta de un metro de altura. La única cancha que medio se protegió fue el estadio. El lodo también entró al edificio e inundó hasta como un metro la cocina. Los baños de mujeres también quedaron cubiertos de lodo.

Continuar leyendo

Era verdaderamente triste ver que ya no había club además de ver que pasaban los días y seguía entrando el lodo porque siguió lloviendo por semanas. Mientras seguía lloviendo no se podía hacer nada al respecto. Al poco tiempo de terminar las lluvias, recibí una llamada del Gerente General del Club y socio, el Sr. Jakes para pedirme una cita urgente con el Sr. José Salmán.
Me entrevisté con el Consejo de Administración quienes me informaron que los socios dejaron de ir al club y dejaron de pagar la cuota de mantenimiento y que el Club se había quedado sin dinero. Me llamaron para solicitar mi apoyo para la limpieza del Club como una medida desesperada ya que indicaron había un grupo de personas socios y no socios estaban gestionando para que el Club Casablanca se adjudicara el Club Britania en esas condiciones. El ofrecimiento era de $1,000 dólares por acción para cada socio. Esta oferta sonaba atractiva para un número importante de socios y me dio mucha tristeza ver que no había otras opciones para evitar la venta del Club.
El Consejo de Administración buscaba desesperadamente el apoyo de los socios y por ello necesitaba de manera urgente sacar todo el lodo del Club y volverlo operativo a los socios. Me citaron no para contratarme, si no para invitarme a ser parte de la solución pero que no había forma de pagarme.
En ese tiempo estaba trabajando para el Municipio y mi equipo lo tenía muy ocupado por la temporada de lluvias y me parecía imposible poder ayudar; pero al analizar bien las cosas les dije que lo haría con la condición que no me presionaran en la terminación del trabajo. Conseguí meter 10 camiones de volteo grandes, un trascabo cargador 930 CAT y una retroexcavadora. Pude programar trabajar de 4 a 8 pm todos los días, o sea después de cumplir las obligaciones con el gobierno municipal. Al cabo de 15 días se consiguió limpiar completamente todo el lodo.
Una anécdota que recuerdo vívidamente es de una noche en el bar, después de un día pesado de remover lodo del Club Britania cuando en una plática con un socio me dijo “mira Téllez, eso lo que estás haciendo nadie te lo va a agradecer, no seas tonto, no lo hagas” a lo que le contesté “mira, esto para mi es una satisfacción apoyar a mi Club, y más al saber que unos compañeros del Club queriéndolo vender y aprovechándose de la situación, por eso es mi apoyo total”
Un agradecimiento a todos los socios que han actuado en tiempos difíciles y no tan difíciles para mantener abierto el Club Britania y saber que ya tiene historia y forma parte de las vidas de los socios del Club Britania Tijuana.